Seguros en el Peligro

pexels-photo-568027

Por: Itsmania Platero

“Lucha contra tus miedos y estarás en una batalla por siempre. Enfréntalos y serás libre toda la vida”.- Lucas Jonkman

Estamos viviendo una etapa muy conflictiva en el mundo en materia de seguridad. Algo que preocupa a la población es el miedo que se ve a diario en los medios de comunicación. En muchas ocasiones los miedos pueden salvarnos la vida, nos hacen temblar, llorar, nos frustran y nos hacen retroceder hasta arruinar nuestros planes para emprender nuevas y mejores luchas. Nos obliga a renunciar a cosas importantes que al final resultan afectando a otras personas. Hoy el miedo cotidiano a morir se ha convertido en un gran problema que supera el sentido de éxito y perseverancia sumado al temor de enfrentar el fin del mundo.

“Quien con monstruos lucha cuide de no convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, también éste mira dentro de ti”, decía Friedrich Nietzsche.

Aprender a enfrentar una vida en soledad, sobrevivir en la inseguridad y el peligro en un permanente estado de temor y ansiedad son hazañas invaluables. Hay momentos en la vida de todo emprendedor en los que el miedo es parte de su diario vivir; por un lado nos hace temblar, por otro nos apasiona, viviendo un repudio a la violencia y al mismo tiempo pendientes de ella, pero la vida no es una película de horror que debe ser evitada, el miedo debe atraer cosas positivas.

Las personas que tiene ansiedad experimentan angustia que puede llegar a ocasionar trastornos mentales graves, este tipo de personas viven con el temor de visitar un médico pensando que les confirmará un problema. Actualmente, de un 100% de personas que visitan un Psiquiatra, un 70% son pacientes que presentan trastornos de depresión, un 25% con problemas de ansiedad y solo un 5% presentan problemas psicóticos.

“Nosotros dirigimos una investigación hace un par de años, sobre la percepción de la inseguridad en Tegucigalpa y efectivamente las personas manifiestan que ésta en general es dada principalmente por la publicidad y los medios de comunicación, puede llegar a ser más dañina que la violencia misma” dijo Américo Reyes especialista en Psiquiatría. Según esta investigación, el temor principal era utilizar los medios de trasporte y no saber en qué momento pueden ser asaltados, caminar por la noche o por calles solitarias, incluso estar en su propia casa. Los medios de televisión, radio y escritos son los principales canales donde las personas se enteran de actos violentos, luego vecinos o amigos y redes sociales.
Aquí entra un fenómeno clave de lo que es la venta de medios, haciendo de la violencia una pornografía, vender violencia para atraer lectores o televidentes sin saber el efecto negativo que esto provoca; la generación de trastornos de ansiedad, el abuso de tranquilizantes que ahora las personas usan sin un control médico y que utilizan para no sentir temor, el abuso de drogas y las depresiones.”

Hacer conciencia a los medios de cómo deben manejarse no es tarea fácil, entre más dramático es el acto violento más se da protagonismo. La Organización Mundial de la Salud (OMS), sugirió cómo manejar los términos de Homicidio y suicidio, por ejemplo no poner fotografías, no utilizar el término suicidio, no detallar como sucedió, porque esto propiciaba el suicidio en sí, los medios deben investigar las condiciones previas o el detonante y no la acción en sí de suicidarse.

Los periodistas son otro sector que enfrenta la depresión y angustia. La población en general que cada día vive en un mundo más encarcelado, sus casas, sus calles impidiendo la libre locomoción, la imposibilidad de expresar con dignidad sus pensamientos, esto de ninguna manera es sano es un fenómeno que traerá repercusiones a futuro. Y quienes pagarán la cuota más alta serán las futuras generaciones.

“Ten fé, se valiente y esfuérzate por ser feliz”.- Itsmania Platero

0 I like it
0 I don't like it

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *