(Por: Jessica Cárdenas)
Iniciamos un nuevo año, donde nos proponemos cumplir muchas metas, y casi siempre, uno de nuestros propósitos es bajar esas libras de más que ganamos después de disfrutar las delicias gastronómicas en la época navideña, pero nuestra boca nos pide a gritos que no nos olvidemos de ella.

Si somos de los que nos cepillamos nuestros dientes solo una vez al día, no usamos la seda dental porque nos quita tiempo y acudimos a un consultorio dental, solo cuando alguna molestia aparece, les aseguro que al incluir en nuestros propósitos de año el cuidar como es debido nuestros dientes y boca en general, lograremos alcanzar uno de los hábitos personales más esenciales para lograr mantener una salud integral maravillosa.

Una sonrisa sana, nos ayuda a cuidar nuestra autoestima y poder entablar una conversación sin que nos avergoncemos de mostrar una dentadura amarilla o con mal aliento, y que sea todo lo contrario, UNA SONRISA QUE ENAMORE.

San Valentín, es la fecha perfecta para demostrarle a nuestra pareja cuan enamorado estamos, y una de la más grandes muestras de amor son los besos. Por eso, ahora que se acerca San Valentín, te animamos a que beses para tener una buena salud dental. ¿Que no te lo crees? ¡Pues sigue leyendo!

Besar ayuda a cuidar nuestra salud bucal, y es que los besos aumentan nuestra segregación de saliva. Como ya sabemos, la saliva contiene sustancias antibacterianas que evitan que nuestros dientes se vean afectados por dolencias como la caries o la enfermedad periodontal.

Es común en todas las personas, un 80% de bacterias presentes en la saliva, el 20% restante son exclusivas de cada persona (es con este 20% con las que debemos tener más cuidado).

Nuestro cuerpo al entrar en contacto con un agente desconocido, comienza a producir anticuerpos para proteger nuestro sistema, de manera que besar refuerza el sistema inmunológico de nuestro cuerpo. Este proceso de inmunología ocurre gracias a las sustancias de nuestra saliva.

El agua, las sales minerales, los electrolitos y las proteínas ayudan a limpiar las partículas que pueden erosionar nuestros dientes y causar la caries. Pero, si no tenemos una buena salud bucal, podemos ocasionar todo lo contrario, y trasmitirle alguna infección a nuestra pareja y es algo que debemos evitar ocasionarle a la persona que amamos.

Las mujeres somos un pilar muy importante en la familia, en la sociedad, en la educación, y cada vez más en la política, por consiguiente, vale la pena invertir tiempo en nuestro cuidado bucal por salud integral y así ayudarnos a continuar con nuestra vital participación en la sociedad. Las obligaciones personales, familiares y laborales, que nos hace esperar con ansias las merecidas vacaciones de verano, que lo tenemos ¡a la vuelta de la esquina!

Deja un comentario.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.