Por: Marco V. Villanueva

Es muy común que para inicio de cada año hagamos un listado de metas a cumplir, proyectos a realizar, viajes por concretar, etc., pero al transcurrir los meses, se nos va desvaneciendo la motivación o se presentan agentes externos que nos dificultan llegar a dichas metas. Llegamos a este punto y nos damos cuenta de que tomamos el camino errado o simplemente estamos en pausa.

Seguidamente nos realizamos las siguientes preguntas: ¿por qué no seguí en el gimnasio? ¿Por qué dejé de ahorrar si me estaba yendo excelente? ¿Por qué no me matriculé en el curso de italiano si tenía tantas ganas de aprender ese idioma? ¿Por qué no realicé ese viaje que tantas ganas tenía de concretar? ¿Por qué?

Queremos respuestas rápidas, precisas y no queremos aceptar que también es nuestra culpa. En el siguiente párrafo te nombraré ciertos elementos que al aplicarlos podrían mejorar los resultados en todos los aspectos de tu vida.

La capacidad de cumplir nuestras metas la tenemos todos y cada uno de nosotros. Todo radica en dos aspectos muy importantes pero que no tomamos en cuenta o no fortalecemos. Esos dos aspectos se llaman “la persistencia” y “la paciencia”.

La persistencia nos dicta que, si te propones cumplir un proyecto, te focalizas en él, se te pueden presentar los medios necesarios para que concluyas con éxito. Más aún, la persistencia logra derrotar los obstáculos que se te presenten a diario (pereza, negativismo, etc.,) y nos deja saber que paso a paso se logrará el tan ansiado cumplimiento. La idea es seguir hacia adelante, sin excusas y siempre hacia adelante. Deja el conformismo y cambia tu manera de pensar y sentirás esa energía de cambio.

Por el otro lado, tenemos la paciencia, la cual viene anclada a la persistencia. Esta nos dice que debemos tener un compás prudente de espera. Los resultados no vienen de un día a otro y quizás tarden años. Lo importante es no doblegarte ante la adversidad (todos la sufrimos a diario) y seguir adelante siempre teniendo presente la meta.

Si tomas en cuenta estos dos pilares en tu vida, te aseguro que se presentará un giro positivo y contagiarás a los que te rodean. Nadie dijo que vivir era fácil, pero todo radica en el punto de vista que le des a las cosas.

Ánimo, comienza hoy que los frutos esperan por ti.

Fuerte abrazo.

 

__________________
El contenido de este material es exclusivo del columnista, M&N cuenta con autorización para su publicación, y no refleja necesariamente las opiniones de M&N y/o su staff.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.