Por: Carolina Galo.
Lic. Admon de empresas, MBA con especialización en Finanzas.
Jefe de Flujos de Efectivo, Compañía Azucarera Chumbagua, Grupo Pellas
Visita su blog @lifeisfunjorgecaro en Instagram y Facebook 

El día que nos sentamos con mi esposo a reflexionar de cuánto tiempo tendríamos que trabajar para comprarnos una computadora que necesitábamos, nos dimos cuenta de que el dinero se traduce como tiempo, ¿gastamos nuestro dinero o nuestro tiempo? Aunque el artículo que estábamos comprando lo necesitábamos siempre vale la pena evaluar las decisiones, establecer prioridades y preguntarnos ¿Qué quiero hacer con mi historia? Si bien es cierto el dinero no compra la felicidad, el tener un buen control de este da buena salud emocional, confianza, seguridad y estabilidad.

A medida he ido creciendo con nuestra generación y aun compartiendo con adolescentes he sentido que el tema de volvernos mejores en el manejo de nuestro dinero va tomando auge, pero a la vez pensamos que ordenar las finanzas suena complicado y ni hablar de las deudas. O cuando te dicen que las tarjetas de crédito son una herramienta financiera, puede parecer demasiado aburrido.

En el afán tal vez de tener algunas cosas fáciles, de vivir la vida al límite, de gastar por encima de donde nos alcanza la cobija y otras cosas mas, hemos perdido el rumbo, y en este punto me gustaría escribir de 4 cosas que nos pueden ayudar a caminar en este viaje:

  1. ORDENA: Es necesario tener un presupuesto, independientemente de cómo lo hagas, usar una app, una libreta, un Excel, etc., lo importante es visualizar hacia dónde va el dinero. Y el éxito está en los detalles.
  2. PRIORIDADES: Establecer sueños y metas, emprender, viajar, tener un fondo de emergencia. ¡Escribámoslas! La vida tiene mejor sabor así.
  3. ANALIZA Y AHORRA: ¿En que gaste de más?, ¿Estoy preparado para las emergencias? También Separar los montos que destinamos para gastos de aquellos que son para ahorro y evita alojarlos en la misma cuenta.
  4. HÁBITOS: Adquiere un nuevo estilo de vida. En las finanzas la fórmula es el 20% dinero y el 80% son hábitos. un buen hábito puede ser tener un fondo de emergencia como parte de nuestro estilo de vida: Aunque todos tenemos gastos inesperados, siempre hay que determinar un monto para cubrirlos. Ésta es la mejor manera de tener una planificación y poder darse un gustito sin arrepentirse después.

En el mundo globalizado de hoy podríamos decir que la sociedad y la tecnología nos invita a ser personas consumistas, la realidad es que estas cosas no las podemos cambiar ni detener, la única forma es que nosotros hagamos el cambio y tomemos el control de nuestras acciones y de nuestras finanzas.

Empecemos en casa con estos cambios y así seremos mejores emprendedores, familias, líderes y revolucionar nuestros objetivos haciendo cosas que le puedan aportar valor a los demás.

__________________
El contenido de este material es exclusivo del columnista, M&N cuenta con autorización para su publicación y, no refleja necesariamente las opiniones de M&N y/o su staff.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.