Honduras, Mayo 2020._  Las personas con esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y esclerosis múltiple tienen más riesgo de presentar problemas respiratorios graves por la COVID-19 porque los músculos que participan en la respiración podrían ya no funcionar normalmente.

“Cuando alguien padece una afección que produce parálisis o debilita el diafragma o los músculos del pecho o el abdomen, posiblemente no pueda expulsar las secreciones pulmonares a través de la tos y tenga dificultad para inhalar y llenar los pulmones del oxígeno que luego se distribuye al resto del cuerpo. Si usted sufre una discapacidad física, este es el momento de tomar más precauciones para protegerse contra este virus tan peligroso”, explica la doctora Kristin Garlanger, fisiatra de Mayo Clinic.

La doctora Garlanger dice que para evitar enfermedades, hay que actuar con diligencia y hacer lo siguiente:

  • Mantenerse hidratado para que las secreciones pulmonares sean menos espesas.
  • Comer una alimentación sana y bien balanceada para favorecer el sistema inmunitario.
  • Practicar tanto la respiración profunda como los “ejercicios para toser”, o sea, aquellas maniobras controladas que ayudan a toser y despejar los pulmones.
  • Cambiar de posición con frecuencia y valerse de la gravedad para despejar los pulmones.

A fin de protegerse uno mismo de la COVID-19 y proteger a los demás, todos debemos cumplir con las siguientes pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés):

  • Lavarse las manos.
  • Practicar la distancia social.
  • Evitar tocarse la cara.
  • Quedarse en casa en caso de enfermedad.

“A las personas con discapacidades físicas se les recomienda tomar más medidas de seguridad”, señala Lisa Beck, profesional de práctica avanzada del Departamento de Medicina Física y Rehabilitación de Mayo Clinic.

“Las pautas del CDC que hablan sobre mantener una distancia mínima de 1.80 metros (6 pies) con los demás son especialmente importantes cuando alguien usa silla de ruedas, porque la vulnerabilidad es mayor debido a que la cabeza queda más abajo de la de quienes están de pie y las gotitas que una persona infectada despide al toser, estornudar o hablar descienden hasta esa altura”, anota Beck.

 Usuarios de sillas de ruedas

 Las personas que usan silla de ruedas deben tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Mantener una distancia mínima de 1.80 metros (6 pies) con los demás, dentro de lo posible.
  • Lavarse la cara, además de las manos, después de estar en público y de conversar directamente con otras personas.
  • Usar a lo largo del día una solución antibacteriana para limpiar las superficies que se tocan con más frecuencia, como las ruedas, los frenos y los aros de propulsión. Con las sillas de ruedas motorizadas, hay que usar una solución antibacteriana para limpiar la palanca de mando y los demás controles, los apoyabrazos, la bandeja o cualquier otra pieza tocable.  

“Si usa otros aparatos de ayuda, como andadores o bastones, también límpielos regularmente con productos antibacterianos”, añade Beck.

Personas con cuidadores

 Las personas que cuentan con alguien para su cuidado deben tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Pedirle que use mascarilla cuando llegue a su casa a trabajar con usted.
  • Hacer que se lave las manos al llegar y cada vez que lo toque.
  • Pedirle que preste mucha atención para no tocarse la cara ni tocar la suya.
  • Pedirle que se tome la temperatura antes de llegar.
  • Pedirle que no vaya a su casa si no se siente bien, lo que incluye síntomas como tos, fiebre de 38 grados Celsius (100.4 grados Fahrenheit) o más, así como si sabe que estuvo expuesto a algún enfermo.

 “Algunas personas discapacitadas necesitan un respirador a diario. Por lo tanto, garantizar que las personas encargadas del cuidado cumplan estrictamente con las pautas de limpieza y manejo de esas máquinas permitirá proteger a las personas vulnerables a enfermedades respiratorias”, asegura Beck.

Usuarios de respiradores y otros dispositivos de asistencia respiratoria

 Los usuarios de respiradores y otros dispositivos de asistencia respiratoria deben tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Limpiar y desinfectar el equipo médico según las instrucciones del fabricante.
  • Cambiar los filtros, según las recomendaciones del fabricante.
  • Lavarse las manos antes y después de manejar el respirador o a la persona.
  • Verificar que los cuidadores usen mascarilla o protección para los ojos al succionar secreciones.

Medios de autoevaluación y recursos

Mayo Clinic ofrece un medio de autoevaluación para la COVID-19 a fin de ayudar a la gente a evaluar los síntomas. El medio también ofrece guía respecto a cuándo buscar atención médica y qué hacer entretanto.

“Si enferma y necesita atención médica, cuando llame a los proveedores de cuidados médicos o a los socorristas, usted o su cuidador tienen que mencionar la discapacidad y su efecto sobre el sistema respiratorio. De esa manera, ellos estarán mejor preparados para ayudarlo”, añade la doctora Garlanger.

Información sobre Mayo Clinic
Mayo Clinic es una organización sin fines de lucro, dedicada a innovar la práctica clínica, la educación y la investigación, así como a ofrecer pericia, compasión y respuestas a todos los que necesitan recobrar la salud. Visite la Red Informativa de Mayo Clinic.